Reseña del libro ‘The Ocean’s Whistleblower. The Remarkable Life and Work of Daniel Pauly’ de David Grémillet, traducido del francés al inglés por Georgia Lyon Froman. Vancouver / Berkely, David Suzuki Institute y Greystone Books, 349 p. ISBN 978-1-77164-754-0

Esta reseña de libro se publicó por primera vez en marzo de 2022 en el Informe 87 de SAMUDRA, reproducido aquí con la amable autorización de ICSF.

Daniel Pauly y yo nos conocimos el segundo día de mis estudios marinos en Kiel, a finales de 1969 y somos amigos desde entonces. Poco sabía sobre su vida digna de una novela hasta ese momento, a saber, que había sido "secuestrado" por una familia suiza. Su madre soltera trabajaba en París después de la Segunda Guerra Mundial. Luego, los suizos lo mantuvieron como empleado doméstico. Algunos de los detalles solo los descubrí al leer el libro, incluido cómo llegó a Alemania a la edad de 17 años para ganarse la vida como trabajador y logró superar las dificultades de hacer cuatro años de escuela nocturna hasta que logró obtener el diploma, las puertas de su extraordinaria carrera académica. A la edad de 19 años, había hecho un emotivo descubrimiento de su madre, su esposo y sus cuatro hermanos y tres hermanas en Francia. En medio de sus estudios secundarios, el ejército francés descubrió su paradero en Alemania y quiso reclutarlo, pero entonces se decidió que no era una ganancia para el ejército. Siguieron dos años más de trabajo y estudio. A finales de 1969 acababa de regresar de su primer viaje a los Estados Unidos en busca de su padre biológico, un soldado estadounidense negro. Durante sus andanzas por los Estados Unidos había descubierto lo que significaba ser negro, algo que no había experimentado de la misma manera durante su crianza en Europa.

Su amabilidad y 'boca grande' me impresionaron mucho durante mi primera aventura lejos de casa y tratando de encontrar mi lugar en la nueva experiencia de estudios universitarios en Kiel. Esta ciudad tiene un pasado como base naval con astilleros y edificios de ladrillo, una característica de la época guillermina. Más tarde, no todo el mundo percibiría a Daniel como particularmente amistoso, ya que no rehuía la controversia. Pero supongo que la mayoría de las personas que lo conocen en esos días estarán de acuerdo con el "bocazas" y su inclinación por las "grandes ideas". Era la época de las protestas estudiantiles de las que también participamos en Kiel.

Daniel se destacó del resto de nosotros no solo porque era mayor, sino también porque era muy elocuente, tenía muchas más lecturas en su haber y no ocultaba que no soportaba a los tontos. También proporcionaría el pegamento a todo un grupo de biólogos marinos con mentalidad social, al hacer siempre un esfuerzo adicional para conectarse, apoyar y estimular. Los lectores encontrarán el eco de esta actitud en la perspicaz narración de David Grémillet sobre las últimas etapas de y cómo apoyó firmemente a estudiantes y compañeros, particularmente del "Sur Global". El libro es de hecho más que la mera biografía de Daniel Pauly, sin duda el personaje imponente en el centro. Pero Grémillet entreteje instantáneas de la vida de toda una generación de científicos marinos en la historia, basándose en su amplia investigación y entrevistas realizadas para su interpretación.

La mayor parte de la narración está dedicada a los esfuerzos científicos extraordinariamente productivos de Daniel, profundamente inspirados por Darwin y su búsqueda para descubrir las leyes naturales y los mecanismos que produjeron las formaciones geológicas, las plantas y los animales que observó. La disposición característica de Darwin de aprender de todas las personas con las que se encontró durante sus estudios y en el viaje del Beagle, permitió a este excelente científico "en última instancia, formular una teoría que abarca a toda la humanidad y nos integra en la misma naturaleza".1

Enviado a Indonesia en 1975, contratado por la Agencia Alemana de Cooperación Técnica (GTZ en ese momento) para desarrollar la pesca de arrastre, Pauly descubrió la biodiversidad en los trópicos. Durante una prospección exploratoria de una semana de duración en el arrastrero de investigación Mutiara 4, un recorrido típico de una hora "producía doscientos kilogramos de pescado, y había 150 especies diferentes, de las cuales solo se conocían 80". Esto lo convenció de que los métodos de evaluación desarrollados en el Norte para apuntar a una o dos especies dominantes, simplemente no funcionarían. Los datos requeridos fueron la identidad de los peces, su edad, peso a la edad, abundancia y una estimación de la mortalidad natural. La mortalidad natural no es provocada por la pesca, sino por la depredación y otros procesos naturales. O, para decirlo de otra manera, se requerían información detallada sobre el crecimiento, la mortalidad y los calendarios de recogida de peces en la pesquería, es decir, el momento y el tamaño en que los peces jóvenes se vuelven vulnerables a la pesca. La edad generalmente se determinaba leyendo los anillos anuales en otolitos rotos examinados bajo el microscopio, una "técnica extremadamente meticulosa". Los otolitos son estructuras de calcio en el oído interno de los vertebrados, incluso en los humanos, que brindan una sensación de equilibrio. En los trópicos, la estacionalidad es menos pronunciada que en las aguas frías y templadas, por lo que un método tan lento para determinar la edad sería completamente imposible.

¿Cómo encontrar una alternativa? En su enérgica búsqueda de una respuesta, Pauly desarrolló durante toda su vida académica, lo que se convirtió en un enfoque sistemático a través de la búsqueda de la literatura científica y gris, arriba y abajo de las bibliotecas accesibles, para obtener la mayor cantidad de información posible. Estaba a la caza de los principios básicos de crecimiento y mortalidad que se aplicarían a TODOS los peces, impulsado por su descubrimiento de la fórmula genérica de crecimiento del teórico húngaro von Bertalanffy y el influyente trabajo de Beverton y Holt sobre la dinámica de las poblaciones de peces explotadas construidas alrededor de von Bertalanffy. En el proceso, recopiló cualquier publicación a su alcance que contuviera datos sobre el tamaño de los peces por edad y estimaciones de mortalidad natural (M). Al final, en aquellos tiempos sin internet y computadoras portátiles, desarrolló una colección de tarjetas, una por especie de pez, recopilando información sobre 515 especies de 978 poblaciones distintas, incluidas 100 estimaciones de M. Por eso le molestó la frase tan utilizada 'nada se sabe acerca de xyz, por lo que necesitamos una encuesta minuciosa y cara'. Particularmente a partir de entonces, también prefirió una extensa investigación bibliográfica a un largo trabajo de campo.

Al analizar los datos con la ayuda de un colega en el departamento de oceanografía física, vio el patrón conocido de peces que crecen más rápido en temperaturas tropicales y encontró una fuerte correlación entre la mortalidad natural M, su tasa de crecimiento, el tamaño máximo y la temperatura promedio en su rango de distribución. La publicación de su ecuación y el conjunto completo de datos disponibles para 175 especies de peces causaron un gran revuelo 3. Estableció el precedente para que todo su trabajo posterior se esforzara mucho en ofrecer acceso abierto a la teoría y los datos como un mecanismo clave para que otros hicieran avanzar todo el campo, especialmente en el Sur Global, donde trabajaban menos científicos y las instalaciones de biblioteca eran mucho más limitados.

Poco antes, Daniel defendió su tesis doctoral 4 en la que establecía la relación fundamental entre el tamaño de las branquias y la temperatura como factor limitante para el crecimiento de los peces, generalizando así la fórmula de crecimiento de von Bertalanffy. En retrospectiva, con una gran cantidad de pruebas adicionales analizadas y publicadas desde entonces, ya sentó las bases para comprender por qué los peces desovan y por qué su crecimiento se ralentiza y una serie de otros fenómenos. Las branquias para el intercambio de gases son una superficie y los peces y otros organismos que respiran agua necesitan gastar mucha energía en el ambiente acuático mucho más denso que los organismos que respiran aire. Cuanto mayor sea la superficie de las branquias en relación con al tamaño del cuerpo, mejor podrá crecer el pez. Sin embargo, el aumento de la masa corporal es un volumen que finalmente queda limitado por la superficie de las branquias como superficie, de ahí el factor de aumento de aproximadamente 2/3 en la curva de crecimiento. Además, el agua más cálida contiene menos oxígeno disuelto, por lo que si bien el metabolismo es más rápido en esas aguas para los animales que no controlan su propia temperatura como los mamíferos (o el atún hasta cierto punto), también significa que siguen siendo más pequeños.

En aquel momento, este avance científico pasó desapercibido. Pero en los últimos tiempos se está centrando de nuevo en estos fundamentos que demuestran su valía no solo con los peces "normales", sino también con todo tipo de especies extrañas que a primera vista parecen salirse de la curva. Un hermoso ejemplo de ello es el pez luna (Mola mola) que flota en todos los mares cálidos y templados y que solo puede alcanzar su notable peso máximo de más de dos toneladas, porque la mayor parte de su cuerpo está compuesto de una sustancia gelatinosa inerte, que, a diferencia del músculo, no necesita un suministro regular de oxígeno. De acuerdo con la pequeña superficie branquial, en comparación con el tamaño de su cuerpo, no es capaz de nadar rápido de forma sostenida. Por el contrario, la manta gigante (Mobula birostris), una especie circunglobal en peligro de extinción en aguas cálidas y templadas, en la Lista Roja de la UICN, también puede alcanzar un tamaño considerable. ¿Cómo se las arregla? Cuando lo miras desde abajo, notas que las branquias ocupan la mayoría de su parte inferior y que las aletas batientes son delgadas y tienen un volumen modesto.

Estos pocos ejemplos son parte de la evidencia más amplia acumulada más recientemente, que Daniel proporciona y prueba con su tesis doctoral hace ya unas cuatro décadas: el hallazgo fue descubrir el mecanismo fundamental que gobierna el crecimiento de los organismos que respiran agua. Estos hallazgos son verdaderas explicaciones aplicables a todos los peces y, de manera más general, a todos los organismos que respiran agua, tengan branquias o no. Van mucho más allá de las descripciones de casos individuales que no pueden generalizarse. Son estas explicaciones las que pueden y deben usarse para la gestión de la pesca y para informar los esfuerzos de recuperación y conservación. Ahí es donde la ciencia muestra su poder para ayudar a comprender no solo el caso específico que uno puede haber estudiado, sino también para poder formular hipótesis y expectativas para muchos casos no estudiados hasta ahora y otros parámetros del ciclo de la vida.

En el orden cronológico del libro, David Grémillet rastrea cómo el siguiente paso en la carrera de Daniel con el Centro Internacional para la Gestión de Recursos Vivos (ICLARM) en Filipinas abrió una oportunidad fantástica para combinar el trabajo ecológico con la investigación sobre la dimensión social de la pesca, cuando se convirtió en el co-administrador científico del proyecto de la Bahía de San Miguel. Basado en la idea de dos estudiantes locales, este estudio multidimensional de las pesquerías de la bahía de San Miguel en la región de Bicol, a unos 200 kilómetros al sureste de Manila, probablemente no haya sido superado en detalle por ninguno en otras regiones del mundo. Las recomendaciones basadas en evidencia incluyeron, entre otros, consejos para ayudar a diversificar las actividades sociales y económicas, para generar medios de vida más sólidos dentro de la pesca y más allá, particularmente, en una población en crecimiento. Sin embargo, a pesar del rigor, el mensaje no fue tomado en serio por los encargados de establecer las reglas y hacerlas cumplir.

También fue el momento en que Daniel revivió y modernizó con su equipo un método para ajustar las curvas de crecimiento a las distribuciones cronológicas de frecuencia de tamaño de los peces, desarrollado por primera vez por un biólogo marino danés a fines del siglo XIX, C.G. Johanes Petersen. El ELEFAN (Análisis electrónico de frecuencia de longitud) en sus sucesivas versiones mejoradas por la asistente filipina de Daniel, en ese momento en ICLARM, Maria Lourdes (Deng) Palomares, se convirtió en un gran éxito, no solo en los países tropicales donde la determinación de la edad de los peces con otolitos era problemática. Ella permaneció al lado de Daniel cuando él se mudó a Vancouver, y eventualmente se convirtió de hecho en gerente del proyecto científico The Sea Around Us.

Durante el tiempo que estuvo en ICLARM, Daniel forjó una serie de amistades duraderas y colaboraciones con personas como Jay Maclean de Australia y Rainer Froese de Alemania. El primero fue un talentoso artífice de la palabra, editando innumerables informes científicos y escribiendo prosa para niños y adultos también. El último, el 'cómplice del crimen', por convertir la colección de tarjetas de peces de Daniel en FishBase5, la base de datos que desarrollaron juntos en el sistema de información pública más completo e impactante de todas las especies de peces conocidas por la ciencia. A principios de los años 90, la Comisión Europea financió por primera vez una consolidación inicial de la base de datos, como una especie de prueba de principio, de qué se podía hacer en las computadoras personales entonces emergentes. Una vez que se hizo esto se dispuso de más contenido. Entonces la CE aceptó la solicitud de países de África, del Caribe y el Pacífico (ACP), un importante programa de desarrollo y capacitación, para poner a disposición de sus administraciones y ONG ambientalistas, métodos modernos de análisis de pesquerías y datos publicados. En ese momento, yo mismo trabajaba en el Departamento de Cooperación. Estaba feliz de facilitar el acuerdo unánime de los representantes de los Estados miembros de la UE sobre esta decisión de financiar el desarrollo de capacidades en los países ACP.

Hacia el final del proyecto, Internet avanzaba, reemplazando gradualmente a los disquetes, CD y DVD producidos con tedio y enviados a cientos de usuarios en países de todo el mundo. La creación de un FishBase Consortium de múltiples agencias sentó las bases para el desarrollo continuo de FishBase, más allá de la financiación inicial del proyecto. Un equipo dedicado de codificadores en Filipinas es la columna vertebral de la entrada de datos y aún se esfuerza por extraer, estandarizar e ingresar información sobre la biología de los peces inspirado y supervisado por Daniel, Rainer y Deng. FishBase ahora cubre 34,700 especies, 324,200 nombres comunes en más de 300 idiomas, 61.000 imágenes e información extraída de 58.400 referencias. Cuenta con el apoyo de 2.440 colaboradores en todo el mundo, y es consultado por un gran número de personas durante 1.000.000 de visitas/mes. El resto es historia.

Tras mudarse a la Universidad de Columbia Británica (UBC) en Vancouver, Canadá, en 1994, Daniel mantuvo sus lazos con ICLARM y, junto con Villy Christensen, un biólogo estudioso de la pesca danés, proveniente de una familia de pescadores, desarrolló un enfoque ecosistémico de balance de masa, basado en los esfuerzos de un colega estadounidense, Jeff Polovina. Ecopath, a la que más tarde se unieron Ecosim y Ecospace, reúne muchos estudios, a menudo realizados por especialistas de un tipo de organismo. La idea básica es que las biomasas y los flujos de energía dentro de un ecosistema tienen que equilibrarse en la naturaleza. En pocas palabras, digamos que no se puede tener una gran cantidad de depredadores superiores, sin suficiente producción primaria y especies de presa. Los productores primarios, las algas marinas, que utilizan la energía del sol para acumular materia orgánica a través de la fotosíntesis, representan aproximadamente la mitad del oxígeno en la atmósfera. Se les asigna el nivel 1. Los pequeños crustáceos, como los copépodos y otros animales diminutos en el zooplancton, que se alimentan de las plantas, están en el nivel 2; los peces como las sardinas, las anchoas y los arenques que se alimentan a su vez del fitoplancton y el zooplancton están en algún lugar entre el nivel 2 y 3. Una tasa de transferencia irregular de un nivel trófico al siguiente es del 10 %, mientras que aproximadamente el 90 % de su energía se necesita para el mantenimiento de sus cuerpos y el crecimiento. Eso significa que 1 millón de toneladas de productores primarios sustentarían alrededor de 100 000 toneladas de zooplancton, 10 000 toneladas de consumidores secundarios, pero solo 100 toneladas de depredadores superiores de nivel 4 como algunos atunes, bacalaos grandes o tiburones oceánicos. Por lo tanto, no sorprende que algunos de los animales marinos más grandes, como muchos mamíferos marinos y el tiburón ballena (Rhincodon typus), el pez vivo más grande, ahora clasificado como en peligro de extinción en la Lista Roja de la UICN, se alimenten en la parte baja de la red alimenticia al filtrar plancton o comer otros pequeños invertebrados y peces pequeños.

Aquí, los lectores son testigos de la interpretación de Grémillet de la hipótesis de trabajo naciente desencadenante de otra gran búsqueda bibliográfica para comprender las diferentes especies dentro de su contexto de ecosistema y desarrollar una clasificación amplia de diferentes tipos de tales ecosistemas. Luego, estos pueden evaluarse por su eficiencia para canalizar la energía en el sistema hacia las especies más deseables que a los humanos les gusta consumir. Alternativamente, la pesca intensa puede haber interrumpido la red alimentaria en las capas superior e intermedia y dirigido más energía a las medusas, bacterias y otras especies que no son recursos. En un documento histórico basado en el análisis de las capturas globales por país, publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Daniel llamó a este efecto "Fishing down the food web". La imagen emblemática que se ha utilizado una y otra vez y apareció en varias publicaciones diferentes para visualizar la tendencia, fue desarrollada por la artista Rachel (Aque) Atanacio en el equipo de FishBase en Filipinas. La tendencia es más fuerte en aquellas partes del océano que han sido explotadas industrialmente durante mucho tiempo, como el Atlántico Norte. A veces está enmascarado por la pesca que se desplaza más al sur desde regiones gravemente sobreexplotadas y también por la pesca a mayor profundidad. Por lo tanto, en la fase de expansión de estas pesquerías que utilizan artes y equipos de localización de peces cada vez más potentes y sofisticados, podría parecer que el índice se estaba moviendo hacia arriba en la red alimentaria. Pero estos efectos fueron de corta duración y se debieron a la ampliación del rango y alcance de la pesca industrial que ahora accede a todas las partes del océano, generalmente no como resultado de una mejor gestión de los caladeros existentes. Pero como se describe en la biografía, distinguir las fuerzas impulsoras requirió nuevamente un esfuerzo masivo en la recopilación y el análisis de datos basados ​​en hipótesis y no avanzó sin controversia.

Estos cambios graduales en los ecosistemas no son fáciles de discernir ni siquiera por investigadores y administradores. Cada generación de profesionales tiende a tomar como punto de referencia el estado del medio ambiente al inicio de su carrera. De esta manera, los cambios a más largo plazo en sus propios lugares y en otros lugares pasan desapercibidos, un fenómeno generalizado que Daniel caracterizó como "síndrome de referencia cambiante"6, un concepto que ha sido ampliamente adoptado. El síndrome de referencia cambiante es, de hecho, la razón por la que hoy en día puede ser problemático referirse a la pesca sostenible como un objetivo, mientras que colectivamente deberíamos poner nuestros ojos en la reconstrucción y recuperación de los ecosistemas marinos para restaurar al menos la mayor parte de su tamaño anterior, composición y productividad.

La investigación en otras ramas del sistema alimentario, en particular en el Instituto Internacional de Investigación del Arroz (IRRI) en Los Baños, donde ICLARM estuvo alojado durante un tiempo, adquirió una perspectiva global a la luz de los desafíos de alimentar a una población humana en aumento. Eso inspiró a Daniel a probar algo comparable para la pesca. La ocasión surgió cuando Pew Charitable Trusts aceptó su idea de construir un sistema de información global sobre el impacto de la pesca en el océano y brindar asesoramiento de gestión. Con base en el Centro de Pesca de la UBC en Vancouver, el punto de partida fueron nuevamente las estadísticas globales de la FAO de capturas nominales por país. La formación de un equipo central en torno a Dirk Zeller, Reg Watson y Deng Palomares, entre otros, junto con una gran red de colaboradores en todos y cada uno de los países, permitió sacar mucha información adicional sobre las extracciones del océano. Buena parte de estos datos no se reflejaron en la transmisión oficial de los países a la FAO. Pero como decía Daniel “la pesca es una actividad social, la ensombrece y deja muchas huellas”. Los esfuerzos combinados ayudaron a derivar estimaciones más realistas de las capturas efectivas, ya sea que se trate de la pesca artesanal, de subsistencia y recreativa, a menudo mal registrada, o de los descartes en el mar, e incluso de la pesca ilegal, no registrada oficialmente y no reglamentada (INDNR). Nació la iniciativa Sea Around Us7, nombrada en honor a Rachel Carson, la autora del libro ganador del premio con el mismo título y un destacado modelo a seguir en el estudio y la protección de los océanos. The Sea Around Us constituye un impulso gigantesco para poner datos detallados y estimaciones que se pueden buscar mediante diferentes criterios a disposición de quien quiera mirar. Las discrepancias entre los registros oficiales y lo que sucede en el agua pueden ser enormes, particularmente en países de sistemas estadísticos con recursos insuficientes, gobernanza y aplicación de la ley débiles. Los resultados mostraron que los desembarques globales máximos informados alcanzaron los 86 millones de toneladas, mientras que las capturas globales reales probablemente sean de 130 millones de toneladas, es decir un 53% más altas que las registradas oficialmente y disminuyendo desde 1996. Eso implica un alto riesgo de malas decisiones de inversión y gestión basadas en una subestimación masiva del impacto y los riesgos y oportunidades futuras.

Mapas de distribuciones de captura generados por la iniciativa Sea Around Us - para comparación 1950 (al comienzo de las
estadísticas globales compilado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) y 2018: 'Gestión
pesquera basada en ecosistemas (EBFM, Pikitch et al. 2004) debe incluir un sentido de lugar, donde las pesquerías interactúan con
los animales de ecosistemas específicos, ser útil para nvestigadores, administradores y legisladores que intentan implementar
esquemas EBFM, el Sea Around Us presenta la biodiversidad y datos de pesca en forma espacial en una cuadrícula de
aproximadamente 180.000 celdas de latitud y longitud de medio grado que se pueden reagrupar en entidades más grandes,
por ejemplo, las Zonas Económicas Exclusivas (ZEE) de países marítimos, o el sistema de actualmente 
66 Grandes Marinas Ecosystems (LME) iniciado por la NOAA (Sherman et al. 2007), y ahora utilizado
por profesionales de todo el mundo.'

 

Por lo tanto, los ecosistemas marinos se encuentran en un estado mucho más pobre de lo que muchos especialistas perciben. El aumento de temperatura en las capas superiores del océano, debido al cambio climático, está exacerbando ese lamentable estado de cosas. Lo que el lector de esta revisión puede haber esperado ahora y lo que Daniel publicó junto con William Cheung9 como autor principal, es que los peces se muevan hacia los polos para permanecer dentro de su rango de temperatura preferido y que se reduzcan de tamaño, algo que ya se puede observar.

La biografía también es testimonio de una cantidad excepcionalmente grande de cursos de capacitación y actividades de mejora de la capacidad en las que Daniel invirtió tiempo y energía, incluida la supervisión de multitudes de estudiantes de maestría y doctorado. Eso le permitió construir colaboraciones grandes y duraderas importantes para sus ambiciosas iniciativas. Éstas impulsaron el desarrollo de principios basados ​​en la ciencia que sustentaron nuestra comprensión del océano, sus ecosistemas y pesquerías. La lucha por la aceptación de lo que Daniel Pauly ahora llama GOLT, 'Teoría de la limitación del oxígeno branquial', impulsa sus esfuerzos en esta última fase de una carrera científica absolutamente notable. Él confía en su poder explicativo para muchas tendencias. Vemos que en la pesca y la acuicultura y en su enfoque habitual está reuniendo nueva evidencia para respaldarlo.

Al leer la bien documentada biografía de David Grémillet, escrita con profunda empatía y comprensión de los procesos científicos y sociales que cubre, el lector se sumergirá más profundamente en la vida y obra de este científico enormemente prolífico e influyente que ha contribuido inmensamente a los avances científicos en su campo. Se descubrirá a muchos de los compañeros así como a algunos adversarios. Es un libro -sobre la persona y el científico- que no dejará indiferente. La traducción de Georgia Lyon Froman no se lee como una sola, pero ejemplifica lo que el difunto Umberto Eco llamó un proceso de negociación entre dos idiomas y sus esferas culturales. Con un par de excepciones, capta los términos correctos para trasladar el soberbio original francés a un ambiente nativo anglosajón. Mi deseo al final es que inspire a muchos otros a seguir sus pasos y sopesar los intereses a corto plazo frente a la sólida evidencia científica. Eso puede ayudar, después de todo, a ser más sabios en nuestras decisiones de inversión y gestión. También debe promover la máxima difusión de la cooperación de confianza que necesitamos tan desesperadamente para salir del modo de crisis global.

Cornelia E Nauen, marzo 2022
NB el número de hermanos erróneamente puesto en cinco en el original se corrige aquí a los siete que son, cuatro hermanos y tres hermanas.

Traducción por Marianne Braun Richter y Elena Bombín.

1Pauly, D. (2004). Darwin’s fishes. An encyclopedia of ichthyology, ecology and evolution. Cambridge University Press, 340 p.

2Beverton, R.J.H. and Holt, S.J. (1957) On the dynamics of exploited fish populations. Fisheries Investigations, 19:1-533.

3Pauly, D. (1980) On the interrelationship between natural mortality, growth parameters, and mean environmental temperature in 175 fish stocks. ICES Journal of Marine Science, 39(2):175-192.

4Pauly, D. (1979) Gill size and temperature as governing factors in fish growth: A generalization of von Bertalanffy’s growth formula.

5www.fishbase.de / www.fishbase.ca / www.fishbase.org

6Pauly, D. (1995) Anecdotes and the Shifting Baseline Syndrome of Fisheries. Trends in Ecology & Evolution, 10:430.

8Pauly, D. and Zeller, D. (2016) Catch reconstructions reveal that global marine fisheries catches are higher than reported and declining. Nature Communications, 7

9Cheung, W., Sarmiento, J., Dunne, J., Frölicher, T.L., Lam, V.W.Y., Palomares, M.L.D., Watson, R. and Pauly, D. (2013) Shrinking of fishes exacerbates impacts of global ocean changes on marine ecosystems. Nature Climate Change 3:254–258 (2013). https://doi.org/10.1038/nclimate1691