Índice del artículo

Celebremos juntos el Día Mundial de los Océanos 2015

 

1. El océano y sus sorprendentes criaturas han inspirado culturas y tradiciones en todo el mundo. Leyendas, mitos, cuentos, obras de arte testimonian a lo largo y ancho la historia de respeto y admiración que los seres humanos le han tributado al mundo marino, hoy facilitado por la ciencia moderna.

 

2. El océano tiene un valor en sí mismo. La humanidad no podría sobrevivir sin un océano saludable. Nuestro planeta Tierra no sería el mismo sin él. La vida vegetal en el océano produce cada segundo respiro que efectuamos.

 

3. Sin embargo, la explotación abusiva de los recursos marinos, la pesca excesiva y destructiva, han degenerado los ecosistemas marinos en una escala sin precedentes. Después de años de sobrepesca industrial, la abundancia de muchas grandes especies marinas es sólo una muy pequeña fracción de lo que solía ser.

 

4. El océano ha absorbido ya gran parte del CO2 que las actividades humanas han liberado a la atmósfera, y que provoca el cambio climático. Este ataque a su integridad ocasiona que sus aguas sean más cálidas y acidificadas.

 

5. Todo tipo de residuos –nucleares, plásticos, pesticidas, fertilizantes, otros productos químicos dañinos y basura– son arrojados sin piedad al océano degradando así tanto la vida marina como la humana.

 

6. Como resultado de esta violación, el océano está perdiendo su capacidad para sostener muchas especies, incluyendo aquellas que directamente nos proporcionan alimentos y medicinas. Las zonas muertas sin oxígeno van en aumento.

 

7. El cambio climático en forma de calentamiento también tiene un importante impacto negativo sobre los casquetes polares, los glaciares, la biodiversidad marina y las poblaciones costeras que una vez vivieron en armonía con la naturaleza.

 

8. Y el océano es también el trágico escenario de enfrentamientos armados, guerras y vía de emigrantes desesperados, agravando el daño ecológico y pisoteando la dignidad humana.

 

9. ¿Por qué ocurre esto? ¿Podemos imaginar la parada de esta matanza y destrucción? ¿Podemos todos juntos cambiar el rumbo y restaurar los océanos, por ejemplo a través de redes de grandes áreas marinas protegidas y frenando la captura del pez bebé?

 

10. ¡Creemos que juntos, con la preocupación y la determinación de los ciudadanos del mundo, podemos! Necesitamos de nuestros sueños, del mejor conocimiento científico públicamente disponible y del propósito moral para lograr esta hazaña. Todos estamos llamados a restaurar y proteger los océanos. Tenemos la esperanza de que nuestros esfuerzos colectivos sean lo suficientemente grandes como para cuidar de este sistema que sustenta la vida, para las generaciones presentes y futuras, y el planeta Tierra como un todo.